08 enero, 2024 - Infonews

La era de las suscripciones se aproxima al colapso

El modelo de larga cola da pistas de que no es suficiente para quienes están al final

El péndulo puede llevarnos a un escenario que diversifique los ingresos

Hace cinco años, el modelo de suscripción era una propuesta razonable, especialmente en plataformas audiovisuales como Netflix o Spotify. Sin embargo, el tiempo ha revelado las limitaciones y desafíos de este enfoque. La expansión del modelo de suscripción a diversas aplicaciones, junto con el declive de la publicidad digital, ha llevado a una acumulación de servicios de pago. La fatiga de las suscripciones se ha vuelto evidente, con usuarios cuestionando la sostenibilidad financiera y la diversidad de perspectivas que ofrecen estos modelos cerrados.

A pesar de la larga cola de servicios que buscan captar suscriptores, la realidad es que solo unos pocos actores se llevan la mayor parte de los ingresos, dejando a muchos en la cola con ganancias limitadas. Este fenómeno se vuelve aún más complicado con la inflación y la creciente fatiga de los usuarios, quienes podrían reconsiderar y reducir sus gastos en suscripciones.

La crisis de las suscripciones no significa un retorno total a los modelos de pago único, pero sí indica un cambio en la percepción de la suscripción como la panacea financiera. La publicidad nativa, los micropagos, los patrocinios y el mecenazgo podrían ganar protagonismo, ofreciendo una diversificación de ingresos más allá de las suscripciones.

La década de los años veinte podría presenciar una transformación en la monetización de contenidos y servicios en línea, con un énfasis renovado en modelos de pago únicos y alternativas a la suscripción. La era de las suscripciones podría recordarse con nostalgia y rechazo en 2030, similar a cómo miramos las primeras experiencias en línea de principios de los 2000s.

Compartir
Scroll al inicio
Contacto / Política de privacidad y cookies / ¿Quiénes somos?
  Síguenos en:  Twitter Facebook