11 enero, 2024 - Infonews

Asombrosos secretos del cerebro que quizás desconocías

Nuestro cerebro tiene dones asombrosos. Desde el efecto placebo hasta la generación de neuronas, nuestro órgano pensante es una caja de sorpresas.

Cerebro

El cerebro humano, ese órgano pensante que orquesta la sinfonía de actividades que constituyen nuestra vida diaria, no solo gestiona nuestras emociones, pensamientos y recuerdos, sino que también controla todas las funciones vitales que nos mantienen vivos. En esta exploración de nuestro misterioso y fascinante cerebro, te revelaremos algunas curiosidades poco conocidas.

Un hecho sorprendente es que el cerebro humano no puede sentir dolor. A diferencia de otros órganos que carecen de receptores del dolor, conocidos como nociceptores, el cerebro no experimenta el dolor directamente. Esto se debe a que no tiene nervios capaces de registrar el dolor, ya que las terminaciones nerviosas responsables de esta sensación suelen ubicarse en la piel. Así, el cerebro solo experimenta sensaciones placenteras, ya que carece de la capacidad de sentir dolor.

Otra asombrosa capacidad del cerebro es su plasticidad. Aunque es esencial para nuestra supervivencia, podemos sobrevivir con la mitad de nuestro cerebro. La plasticidad cerebral permite a las personas continuar con sus vidas normales incluso después de la extirpación de parte de su cerebro, aunque pueda haber algunas debilidades musculares. Esta capacidad de adaptación es más pronunciada en la juventud, pero incluso los adultos conservan cierto grado de maleabilidad cerebral, conocida como plasticidad adulta.

Nuestro cerebro nos despierta cada mañana

Además, el cerebro es la zona más caliente del cuerpo, con una temperatura aproximadamente 2.5 ºC más alta que la temperatura corporal central promedio. Este órgano no solo lidera en términos de temperatura, sino también en la iniciación de la excitación, ya que todos los estímulos comienzan en el cerebro.

Nuestro cerebro también demuestra ser un conversador incansable. Con hasta 70,000 pensamientos al día, resulta desafiante «no pensar en nada». Esta actividad constante se debe a la estimulación continua que nuestro cerebro requiere, lo que presenta un desafío en actividades como la meditación. Sin embargo, alcanzar la calma mental, aunque requiera tiempo, ofrece beneficios significativos para nuestra salud física y mental.

El efecto placebo, un fenómeno intrigante, funciona porque así lo desea el cerebro. Aunque un placebo no debería tener ningún efecto real, estudios sugieren que activa las mismas vías bioquímicas del cerebro que los medicamentos reales. La mente, en este caso, tiene un impacto directo en el cuerpo físico.

Incluso el simple sonido del despertador por la mañana revela la complejidad dentro de nuestro cerebro. Desde el tronco del encéfalo estimulando la vigilia hasta los lóbulos occipitales procesando información visual, cada actividad está coordinada por esta orquesta funcional. Al levantarnos y realizar tareas diarias, como preparar el desayuno, diferentes regiones cerebrales trabajan juntas para proporcionarnos una experiencia completa, desde la textura de la comida hasta los aromas que nos despiertan al nuevo día. Así, agradecemos a la orquesta funcional de nuestro cerebro por permitirnos enfrentar cada jornada con plenitud.

 

Imágenes: MUY INTERESANTE

Compartir
Scroll al inicio
Contacto / Política de privacidad y cookies / ¿Quiénes somos?
  Síguenos en:  Twitter Facebook