Este es el cerebro de tu próximo ‘superteléfono’

Snapdragon 835 es un nuevo procesador pensado para los teléfonos de más alta gama que llegarán en 2017

Todo lo que esperamos del CES 2017

El CES necesita renovarse para la era ‘postgadget’

Como manda la archiconocida ley de Moore, los procesadores que vendrán en los teléfonos de este año serán más potentes, más pequeños y de menor consumo. A solo unos días de la inauguración oficial de la feria CES de Las Vegas, la compañía californiana Qualcomm ha presentado una nueva generación de su plataforma Snapdragon, Snapdragon 835, que promete reducir el consumo de los teléfonos en un 25% y que está especialmente optimizada para aplicaciones de realidad virtual, inteligencia artificial y realidad aumentada.

El anuncio es importante porque aunque por fuera sean diferentes, muchos smartphones esconden en su interior componentes similares. Sólo hay un puñado de proveedores, por ejemplo, capaces de suplir la elevada demanda de módulos de cámara de fotos o de ciertos tipos de memoria que generan empresas como Samsung o Apple.

Qualcoom es uno de los grandes proveedores

Lo mismo ocurre con los procesadores y módulos de comunicaciones. El mercado se encuentra repartido entre unos pocos proveedores que son capaces de construir los complejos chips que necesitan los smartphones.

Entre todos ellos destaca Qualcomm. Sus procesadores Snapdragon están presentes en casi cuatro de cada diez teléfonos móviles, según cifras de Strategy Analitics, y desde hace tiempo se consideran el estándar por el que se miden las generaciones de teléfonos móviles.

Snapdragon 835 consigue reducir el consumo y aumentar ligeramente la potencia con respecto a sus predecesores gracias a un nuevo sistema de fabricación en 10 nanómetros (en la industria de semiconductores se utiliza la distancia que separa dos transistores como medida de la generación de un producto). Los chips resultantes son más pequeños, más eficientes a la hora de disipar calor y por tanto demandan menos energía durante su funcionamiento.

Aunque su tarea principal es ser el cerebro del teléfono, este tipo de sistemas integrados desempeñan otras funciones. Snapdragon 835, por ejemplo, se encarga también de proveer el móvil del modem LTE universal, la conexión WiFi o incluso los sistemas de carga rápida.

Más allá de los smartphones

Los móviles que este año lleguen equipados con el chip podrán cargar energía suficiente para cinco horas de uso con sólo cinco minutos conectados a la corriente, implementar sistemas de reconocimiento facial, vocal u ocular, almacenar datos personales de tarjetas de crédito en una memoria segura independiente o enfocar y capturar imágenes más rápido y con más calidad; hasta 32 megapíxeles si se usa un solo sensor o 16 megapíxeles si se opta por una cámara doble.

Qualcomm, en cualquier caso, tiene la vista puesta más allá de la telefonía y ha integrado en el 835 varias funciones relacionadas con la realidad virtual o la inteligencia artificial. Gracias a ellas estos chips podrán utilizarse también en el interior de gafas de realidad virtual, por ejemplo, o altavoces inteligentes equipados con asistentes personales virtuales.